Haciendo amigos.

No, de verdad, este humilde blog y las cosas que digo en Twitter y otras redes me han permitido contactar con gente que vale mucho, en este caso hago amigos literalmente.

El último, Mario Cantalapiedra, al que han gustado algunas de las cosas que cuento en mi blog y mi propuesta de que se prohiban los usurarios préstamos rápidos, sin mas. Ya tenemos la Ley Azcárate, mi favorita, que los considera nulos en prácticamente todos los casos, y solo habría que cambiar “se reputará nulo todo préstamo” por “se prohibe todo préstamo” en el artículo 1.

Si el Supremo acaba de declarar abusivos los intereses de demora elevados, aquellos que superen en doscientos puntos básicos los acordados para la situación normal del préstamo, y también hay limitación en los intereses de demora que se pueden aplicar ante impagos de hipotecas, se puede incluso establecer una medida objetiva de lo que es usura: una cifra concreta, 500 puntos básicos, por ejemplo, sobre la media de los préstamos homogéneos del mercado o sobre un índice de referencia oficial como el interés legal del dinero.