Lo normal.

Me contaba mi tío que tenía un conocido de Bilbao cuya mujer le regañaba porque bebía mucho.

Tanto insistió que fue al médico para consultar si la ingesta de alcohol era excesiva.

– A ver, ¿usted cuando bebe?

– Pues nada, una botella de vino con la comida y otra con la cena.

– ¡Joder!, ¡lo normal!

Nunca supe si es cierta, pero si non e vero…

Bueno, pues resulta que andaba hoy en Twitter y alguien menciona nosequé de James Ellroy y su nuevo libro, Perfidia.

Y se me ocurre mencionar que mi perro se llama Ellroy. No por casualidad.

Lo siguiente que sé es esto:

Ellroy ha ganado un libro

El editor de la novela me dice que está comiendo con el autor y que va a dedicar su libro a mi perro.

¡Lo normal!, por supuesto, como decía el médico de este conocido.

Por si alguien me está leyendo, mi otro perro se llama Elmore, aunque mucho me extrañaría que me pudiera dedicar un libro, sobre todo después de ver Houdini, pero unas buenas obras completas nunca vienen mal.

Y mi próximo bicho se va a llamar Winslow. (Guiño, guiño, codazo, codazo.)

El libro Perfidia, de James Ellroy, dedicado a mi perro Ellroy
El libro Perfidia, de James Ellroy, dedicado a mi perro Ellroy