Wishful thinking.

Tenemos las remuneraciones de los depósitos bancarios, nuestro “plazo fijo” de toda la vida, en caida libre y múltiples vencimientos a la vista.

El nuevo CEO de Edmond de Rothschild nos cuenta los fondos de inversión se van a ver beneficiados por esta situación, además de por las mínimas rentabilidades, incluso negativas, de la deuda pública española. Creo que esta afirmación es un ejemplo mas de lo que en inglés de llama “wishful thinking”, expresión para la que no termino de encontrar una traducción al castellano en pocas palabras. En alguna palabra mas es pensar que se va a producir una situación mas porque sea la que nos beneficie o queramos que porque sea la mas probable, que descartemos factores contrarios a que pueda ocurrir y nos quedemos solo con los que aumentan la probabilidad, por el hecho de que deseamos que se produzca.

Creo que los depósitos seguirán vendiéndose como antes y que las alternativas serán las que “empujen” las redes comerciales de las entidades, productos sin valor salvo para el banco, y que las entradas en fondos verdaderamente interesantes serán reducidas. No puedo dejar de mencionar que en la entrevista solo recomienda fondos de su propia gestora, lo que por un lado es lógico y por el otro me parece discutible.

Son dos fondos con tres estrellas en la clasificación de morningstar, EdR Bond Allocation y EdR Gloval Value y otros dos de reciente lanzamiento, de tal modo que no se cuenta con un histórico que ayude a evaluar la calidad de la gestión pasada, el EdR Signature Financial Bonds y el EdR Start U.

Mañana hablo de ratings Morningstar.