Los fondos de rentas vs. los seguros de rentas.

Ayer hablaba de las razones por las que no me gustan los fondos de rentas tan de moda. Hoy los voy a comparar con un producto que me parece mucho mas adecuado: los seguros de rentas.

Disclaimer: los seguros de rentas vitalicias no son equivalentes a los fondos de rentas y son adecuados para un perfil muy concreto de inversor, pero como estoy convencido de que los fondos de rentas se confunden con ellos voy a contar las razones por las que me parecen mas adecuados. Los de rentas temporales sí son mas similares a los fondos de rentas.

Los seguros de renta vitalicia incorporan dos beneficios:

– una renta para el (los) asegurado (s). Se pueden contratar “sobre dos cabezas“, el ejemplo mas típico es un matrimonio, de modo que al fallecimiento del primer asegurado la renta pase al segundo y se reciba la renta hasta el fallecimiento del segundo

– un capital de fallecimiento que se pagaría a los beneficiarios designados

Pero tienen una ventaja muy sustanciosa: dependiendo de la edad del tomador en el momento de contratación, el tipo efectivo de tributación puede llegar a ser tan bajo como el 1,60%, si se hace a partir de los 70 años y la renta es inferior a €6,000.

Ya sé que siempre digo que el efecto fiscal no debe ser la clave para contratar un producto, pero nadie ha dicho que yo sea coherente. Bueno, trato de serlo y una diferencia del 0,184% frente al 20% al que tributan los fondos no está nada mal.

Sobre todo si consideramos las otras ventajas de estos productos:

– la rentabilidad suele ser superior a la de los fondos de rentas

– tal rentabilidad suele estar asegurada y no depende de los vaivenes del mercado

– las rentas no se “comen” el capital invertido en ningún caso. Ya lo comenté ayer: si el fondo no obtiene una rentabilidad bruta igual a la suma de la prometida mas los gastos, solo puede repartir la “renta” mediante la devolución de parte del dinero invertido, lo que vuelve a ser engañar al inversor, como se hace con el “scrip dividend”, como cuando le quito la nariz con los dedos anular e índice a mi sobrino y se la vuelvo a poner.

Lo que significa este curioso modelo es que puede que llegado el momento de recuperar nuestra inversión, recibamos menos de lo invertido, lo que ya hayamos ido cobrando en estos años para llegar a las rentas prometidas.

Como ejemplo de la tributación, un producto que ofreciera un 3% sobre un capital de €100,000 nos ofrecería un rendimiento neto de

– €2,952 en un seguro de rentas, en el mejor caso de un  mayor de 70 años con una renta inferior a €6,000

– €2,928 en un fondo de rentas o un depósito.

No es mucho, pero todo suma y para importes superiores las diferencias llegan a ser muy apreciables.