Atención, por favor.

Tenemos vencimientos de fondos garantizados, como todos los meses, y recomendaría analizar la evolución, que nos deparará sorpresas casi siempre, salvo en los que garantizaran rentabilidades razonables, alguno hay al 3% o incluso el 3,5% y la eventual renovación.

Y durante el año vencen €14,000MM en estos garantizados, producto que ya no es el estrella de las entidades. Ha visto como era sustituido por los de rentabilidad objetivo y otros.

Mirando lo que han rentado nos garantizamos enfadarnos. Es el mejor estado de ánimo para analizar qué hacer a continuación. Habitualmente no es así, pero todo lo que nos ponga en “prevengan” a la hora de analizar nuestra relación con el banco es poco.

Cuidado con algo muy importante: es muy habitual que las gestoras reutilicen “carcasas” de fondos que vencen para el lanzamiento de nuevos productos… cuya vocación y filosofía de inversión cambia. Así se ahorran costes administrativos y se agiliza el lanzamiento de los nuevos productos, con los consiguientes peligros para los partícipes.

El mayor es que no es raro que nos encontremos con el dinero cautivo en un nuevo producto que no tiene nada que ver con el que contratamos originariamente. La renovación a vencimiento es uno de los grandes enemigos del inversor particular, a veces ni siquiera llega a saber lo que ha contratado, aunque sea tácitamente.

Si una vez “contratado” queremos cancelar el producto nos vamos a encontrar con las excusas de siempre, no se puede, ya está ahí, como me vas a hacer eso a mí Paco, etc. Ni caso, o lo revisamos antes del vencimiento o, si no nos interesa el producto, lo cancelamos aunque hayan transcurrido unos días. Incluso si hay pérdidas, que puede haberlas, no deberían ser significativas así que mejor asumirlas si es por contratar algo mejor.