Hablemos de planes de pensiones

En pleno bombardeo de todos los bancos para colocarnos sus planes de pensiones no los voy a analizar individualmente, voy a hacer unos comentarios que valen para todos:

1) el argumento más utilizado, el ahorro fiscal, es una ilusión. Pablo Fernández nos lo cuenta en su estudio anual sobre las rentabilidades de los planes de pensiones:

El resultado global de los fondos no justifica en absoluto la discriminación fiscal a favor de los mismos. En todo caso, el Estado podría “animar” a invertir en algunos (pocos) fondos de inversión, pero no indiscriminadamente en cualquier fondo de pensiones. En varios casos, los inversores en fondos de pensiones perdieron la desgravación fiscal que les regaló el Estado para inducirles a invertir en dichos fondos en menos de 5 años (vía comisiones e ineficiencias en inversión y gestión). El Estado puede tener alguna responsabilidad en las pérdidas que siguen sufriendo muchos contribuyentes pasados esos 5 años.

2) la rentabilidad promedio ha sido lamentable:

Rentabilidad planes pensiones por categoria 1998_2013

3) el cuadro anterior nos dice que se suelen elegir planes más conservadores, incluso de renta fija a corto plazo, siendo los de renta variable la excepción, incluso los de renta variable mixta.

En un ahorro a medio – largo plazo lo recomendable es asumir más riesgo ya que la rentabilidad de la renta variable a diez o veinte años (casi) siempre supera la de cualquier otra inversión y la posibilidad de que la inversión termine con pérdidas es baja. Según se va acercando la edad de jubilación es lógico ir pasando a categorías más conservadoras pero no creo que la dsitribución entre una y otra categoría responda a este argumento y sí a un deficiente “asesoramiento”, si es que lo que hacen los bancos se puede llamar así, al vender estos productos.

4) una estrategia muy recomendable para el ahorro sistemático, el modo más lógico de ahorrar para la jubilación, es el Dollar Cost Averaging, ahorrar una cantidad fija regularmente en lugar de hacer aportaciones importantes aleatoriamente. Se puede argumentar que hacer aportaciones todos los años en los últimos quince días del año tecnicamente es DCA pero creo que no es así.

¿Cual es la razón de la eficiencia de esta técnica? Que no tratamos de anticiparnos al mercado y que invertimos en todas las épocas, en las buenas y en las malas, reduciendo la volatilidad y el riesgo de haber entrado en el peor momento. No lo haremos en la mejor pero como todo el mundo está buscando entrar en ese mejor momento no es razonable pensar que vamos a batir a millones de inversores en la identificación de los suelos del mercado en que entrar salvo por afortunadas casualidades.