Todo sigue igual.

Los depósitos siguen siendo la estrella.

El País publica un especial empresas el día 30 de septiembre de 2,014 y hay una página sobre banca y tendencias de inversión.

Como no puedo creer que los entrevistados sean unos ignorantes, sólo puedo concluir que siguen mintiendo sin rubor y engañando a todo el que se pone a tiro. ¿Exagero?

Una perlas:

Bankia: “El depósito sigue siendo el producto líder (…) pero hay clientes que buscan más rentabilidad y están dispuestos a sumir más riesgos. Estos entran en los depósitos estructurados o fondos de inversión mixtos, principalmente.”

Pasar de un depósito a un estructurado es sencillamente una burrada de calibre cósmico y sólo alguien muy malintencionado puede mencionarlo como algo natural.

Un depósito es tomarse un lexatin y un estructurado someterse a una lobotomía, la diferencia es así de descomunal.

Sabadell: “Un inversor puede arriesgar su capital, un ahorrador, no. Para los que quieren asegurar sus ahorros renunciando a una mayor rentabilidad, los depósitos a plazo siguen siendo el producto estrella.”

Todo mentira. Un ahorrador puede, y debe, arriesgar parcialmente su capital si su horizonte es alejado y los depósitos a plazo sólo son adecuados para ahorrar a corto plazo y  por importes reducidos. El perfil “renovador a vencimiento” (TM Organización de Consumidores y Usuarios) es el menos óptimo que existe.

Bankia: “En los fondos estructurados se asume más riesgo aunque la inversión está totalmente asegurada. Sin embargo, los fondos de renta variable (…) no parecen la alternativa perfecta para el cliente de perfil más cauto, sino una fórmula para diversificar el ahorro.”

Todo mentira. Un estructurado no siempre asegura la inversión y, si lo hace, es sólo a vencimiento ya que los reembolsos anticipados siempre están penalizados, salvo en las ventanas de liquidez. Los fondos de Renta Variable, los que están bien gestionados, siempre son más adecuados que los estructurados… por la sencilla razón de que la conveniencia de un estructurado es tan frecuente como un trébol de cuatro hojas.

Lo único cierto es que un fondo de renta variable es una fórmula para diversificar el ahorro… lo que nunca es un estructurado.

La crisis ha deteriorado el nivel de confianza de los clientes, sin apenas diferenciar entre las entidades que antes de la crisis tuvieron buenas praxis y aquellas cuya gestión había sido imprudente o negligente.

Bankia: “Las entidades nos hemos dado cuenta de que es necesario prestar un mayor asesoramiento para que los productos contratados sean exactamente los que se ajustan a las necesidades financieras y a su perfil de riesgo.”

¿Pero cómo pueden seguir diciendo esto sin que se les caiga la cara de vergüenza? Están reconociendo que antes no hacían nada parecido y, por otro lado, habiendo leído todo lo anterior queda claro que no lo cumplen, que van a seguir colocando la basura que son los estructurados embarrando el campo con argumentos falaces aprovechando las lagunas en formación financiera del general público.