Pues la verdad es que me recuerda a cierto proyecto.

Dos gansters hablan en “Vivir de noche“, de Dennis Lehane:

– La ley seca nunca se derogará en un país temeroso de Dios.

– Ya verás como sí, porque el país necesita todos esos millones que no ha recaudado durante los últimos diez años en impuestos especiales, aranceles de importación y distribución, impuestos sobre el transporte y cualquier cosa que se te ocurra. Y van a pedirle a gente como yo, o como tú incluso, que ganemos millones de dólares vendiendo priva legal en vistas de salvarles el culo. Y así será como, siguiendo el signo de los tiempos, permitirán que se legalice el juego en este estado, siempre que nosotros, claro está, compremos a los comisionados del condado, a los concejales y a los senadores estatales.

El próximo 3 de octubre tenemos una cita para que nos expliquen uno de los proyectos que me vienen a la mente al leer esta cita.