Chiringuitos financieros.

Creo que no habíamos tocado este tema. Un “chiringuito financiero” es una entidad que no está autorizada para ofrecer servicios de inversión. Son aún más peligrosas que las que sí lo están, si es que se lo pueden imaginar.

No están reguladas, supervisadas ni cubiertas por ninguna medida de protección, aunque sea el mísero Fondo de Garantía de Depósitos.

La CNMV periódicamente advierte respecto a aquellos de los que tiene noticia, tiene una guía sobre los mismos y una sección en su Web en la que comprobar si quien tenemos al teléfono ofreciéndonos la oportunidad de inversión de nuestra vida cumple, al menos, con los requisitos mínimos para vendernos productos financieros.

He adelantado la publicación de esta entrada tras leer esta de Fernando Zunzunegui.