No es la estrategia de inversión más aconsejable.

Especular con divisas es de las estrategias de inversión más arriesgadas que pueden plantearse. De verdad, pretender anticipar la evolución de las divisas es uno de los mejores modos de convertirse en el idiota del dicho “un idiota y su dinero no suelen estar juntos demasiado tiempo”.

Si no se lo creen, pregunten a los que contrataron hipotecas en divisas.

Pero como nadie dijo nunca que yo fuera coherente, estoy muy tentado de decirles que ahora mismo las perspectivas del dólar son muy favorables para considerar una inversión en los mismos y aprovechar la muy probable apreciación que se dará en el futuro.

En realidad no soy yo el que se lo diría. Se lo diría el Director Financiero de Telefónica, que ha elegido los dólares para la próxima emisión de deuda.

Porque si ahora mismo hay una nueva inundación de liquidez gracias a las medidas de Draghi no parece que la razón sea que no hay inversores en Europa dispuestos a comprar deuda en Euros y tenga que buscarlos allende los mares.

La deuda pública USA es un potente competidor en estos momentos. Ahora mismo ofrece una rentabilidad superior a la de la deuda española, así que hay alternativa a los bonos de Telefónica, no es una inversión sin alternativas.

Así que, ¿cuál puede ser la razón por la que Telefónica emite en dólares? Pues la evolución del tipo de cambio que prevea y que su pronóstico es que los dólares de dentro de tres años valgan más que ahora (que se cambien a 1,20, 1,15 o menos Euros por Dólar y no a los 1,35 por los que ronda en estos momentos) y tenga que pagar menos Euros para comprarlos.

Aunque también puede que prevea que la aportación del negocio internacional al beneficio vaya a incrementarse y genere más dólares con los que devolver la deuda en lugar de repatriarlos.

O que vaya a cubrir la evolución del tipo de cambio, y no tengo duda de que se pueda hacer a tres años.