Siempre se van los mejores.

Vayamos preparando el panegírico por la Audiencia Nacional.

Porque si tres audaces magistrados han aceptado investigar la venta de los valores Santander ya sabemos cómo va a acabar esto. O estos tres inconscientes pierden su puesto, y su carrera en la judicatura, o los Juzgados Centrales de Instrucción se cierran. Que menudo es Botín cuando le tocan lo más sagrado. Nos quejamos de que hay vacas sagradas, personas e instituciones inviolables y totalmente impunes hagan lo que hagan.

Pero ninguna como el Sr. Botín y todo lo que tenga relación con ÉL.