La inversión es una cuestión de oficio.

Y el oficio es

a) Sensatez.

b) Algunos conocimientos técnicos.

c) Experiencia.

d) Honradez.

Y la falta de oficio se plasma en

a) Carencias en los conocimientos técnicos o falta de los mismos.

b) Copiar lo que hacen otros.

c) No pensar en el porqué de lo que se hace. Afición a las recetas.

d) Tomar simplificaciones o generalizaciones de libros de texto.

e) Generalizar teorías sobre casos particulares.

Esto lo hacen de maravilla en El Diario, como en “El consumo colaborativo hace temblar a la economía tradicional. Se estima que movió $3,500 millones el año pasado.”

Sí, tres mil quinientos millones de dólares. El PIB de Estados Unidos en 2,012 fue de $15,68 billones. $3,500 es algo así como el 0,02% del PIB. Mucho menos que el margen de error si hablamos de estas magnitudes.

Uuuuuuuh, mira cómo tiemblo.

f) Confundir unos conceptos con otros.

g) Olvidar las hipótesis que sustentan un resultado teórico.

h) Mentiras, medias verdades, fraudes.

Nos lo cuenta Pablo Fernández, no sé si les he hablado de él.

Pero es que es bueno, leche.