La aportación de valor en el asesoramiento financiero.

Dos opiniones que podemos contrastar y comentar:

1) Emilio Soroa en El País: “Es un milagro que algunas entidades de banca privada sigan teniendo clientes.”

La aportación de valor se resume en dos cuestiones:

– el carácter independiente de nuestro asesoramiento

– la profesionalidad y experiencia de nuestro equipo

Creo que confunde dos conceptos: lo que el cliente valora y los métodos para conseguirlo.

Si el cliente busca rentabilidad y seguridad, con liquidez acorde con sus planes, esto se consigue ofreciendo, tras un análisis cuya calidad depende de la profesionalidad y experiencia, los mejores productos  dentro de todo el universo de los disponibles, no los de la entidad a la que se está asociado (lo que se garantiza con la independencia).

Todo con la máxima transparencia. En nuestra información periódica decimos al cliente los gastos en los que incurre y puede compararlo con los resultados modo que en todo momento sabe si el gasto por asesoramiento está justificado.

Si también incluye comparativas con respecto a alternativas acordadas previamente acabo de convertirme en fan de este tipo. Me explico: la idea sería acudir a un notario el día 2 de enero y decir “nuestra estrategia debe compararse con estas alternativas”:

– éste asesor alternativo que ha obtenido tales resultados en el pasado.

– ésta Banca Privada, de la entidad XXX para una cartera equivalente a la que nosotros proponemos.

– éste índice de referencia que sería el ejemplo más claro de gestión pasiva.

– éste fondo global equivalente a nuestra estrategia de inversión.

Según como comparemos con respecto a estas alternativas podremos sacar pecho y decir que nuestros servicios son valiosos. El problema es que la comparación debe realizarse por un mínimo de tres años, a uno depende demasiado del azar.

España es un país muy marquista y las redes bancarias tienen todavía mucho poder. 

Y seguirá siendo así. Vamos a asumir que seguirá así e incorporemos esta certeza en nuestros planes de negocio. Si vamos a lanzar un nuevo refresco no demos por supuesto que vamos a arrebatar cuota de mercado a Coca Cola y Pepsi. Pepsi sí que puede quitarla a Coca Cola, sobre todo después de sus últimas  y muy brillantes decisiones, pero nosotros más vale que no dependamos de ello.

El cliente más complicado es el más conservador, que para nosotros es el que quiere batir a la inflación, un objetivo que ahora está bastante difícil.

¿Ha oído hablar de la emisión de bonos ligados a la inflación? Si con estos bonos no se consigue batir a la inflación algo se está haciendo muy mal. Para empezar, no elegirlos si el único objetivo es superar la inflación. Pero una decisión tan sencilla no justificaría honorarios.

Ángel Faustino: “Hacia una (nueva) banca privada de calidad.

Calidad de gestión: la gestora marca las diferencias.

No sólo la gestora, los gastos de la depositaria también van a afectar al rendimiento.

Calidad de relación: de vendedores a asesores.

Si no hay total independencia del asesor con respecto a la gestora me va a resultar dificil creerme que el cambio sea algo más que cosmética.

Sigo sin entender la razón por la que el asesoramiento independiente tiene prohibido recibir “retrocesiones” de las comisiones que cobran las gestoras y los bancos pueden elegir entre cobrar o no cobrar por el “asesoramiento”. Bueno, cobrar van a cobrar siempre, lo pueden hacer explícito o puede estar camuflado vía menor rentabilidad por ofrecer peores productos pero que remuneren mejor.

Les pido un favor: si me enviaran un contrato de servicio bancario de asesoramiento+ suscrito al amparo de la facultad que concede a los bancos el artículo 10 de la Orden EHA/2,899/2,011 de 28 de octubre se lo agradeceré eternamente y lo pondré junto al unicornio rosa saltando sobre el arco iris que subyace en todo el programa económico de Pablemos.

Innovación, el lado bueno del mercado.

Que no, que la última innovación financiera beneficiosa para el cliente fue el cajero automático. Y la anterior, el fondo de inversión. Aunque Robert Shiller no esté de acuerdo. La verdad es que tiene bastante más razón que yo, el problema es que todas las innovaciones financieras que se han ofrecido al gran público han sido las perjudiciales, las beneficiosas aún están en prototipo.

Sistemática. Somos profesionales.

Faltaría más. ¿Tiene que decirnos el Colegio de Médicos que son profesionales que se forman continuamente y velan por la salud del cliente?