Acción guerrilla: impugnar los intereses alegando la manipulación del Euribor.

Esta tiene pocas posibilidades de llegar a buen término, pero puede ser una juerga de las buenas.

La idea: el tipo de referencia no puede depender exclusivamente de la entidad ni ser susceptible de manipulación en virtud de acuerdos o prácticas conscientemente paralelas con otras entidades y Bruselas investiga a varias entidades por manipular el Euribor.

Como dos de las entidades operan en España, Barclays y Deutsche Bank, además de Royal Bank of Scotland (RBS) y Société Générale, una gamberrada de calibre sería impugnar los intereses de todos los préstamos que han concedido alegando la prohibición del párrafo anterior.

Puede ser lo más divertido del mundo.