Las fechas valor.

Las normas de valoración de los abonos en cuenta, sea por ingreso en efectivo o por transferencia, han cambiado con la aprobación de la Ley 16/2,009 de Servicios de Pago.

Ahora los ingresos en cuenta deben valorarse inmediatamente, no al día siguiente si se hacía después de las once de la mañana como anteriormente. Las transferencias también deben valorarse en el momento en el que se abonan en cuenta, que será un día laborable de modo que una transferencia ordenada el viernes sólo será abonada en la cuenta del beneficiario el lunes.

Pero, ¿qué pasa si el día en el que se debe cargar la hipoteca o el recibo de la tarjeta de crédito es el sábado que media entre tal viernes y el lunes siguiente?

Lo normal sería que todos los cargos se realizaran también el siguiente día laborable… pero estamos hablando de bancos. No es raro que el día 1 se produzca un cargo en la cuenta y se considere que se ha producido un descubierto… pese a que la nómina se haya pagado el viernes día 30 y sólo se acredite en la cuenta el lunes 3. O que se considere que se ha incurrido en mora, aunque no haya forma humana de que el sábado hubiera dinero salvo ordenando una transferencia el jueves, de unos fondos que es probable que no se tengan disponibles.

La doctrina del Banco de España, expresada en las memorias de su Servicio de Reclamaciones, deja muy claro que no se puede cargar un importe en un día inhábil y que de este cargo se derive un perjuicio para el consumidor si resulta que en el siguiente día hábil sí que se podía atender el pago.

Pero no es desconocido el caso que hemos comentado: un cargo el sábado día 1 y una comisión por reclamación de posiciones deudoras al amparo de la cláusula SICU que tácitamente incorporan todos los contratos bancarios. Yo hago lo que me apetece, en contra de la normativa y criterios de los reguladores, a ver si cuela. Si luego alguien me reclama ya le devolveré lo que corresponda, pero me embolso un dineral de los demás.