Si lleva el premio, ¿por qué no se queda el décimo?

Pregunté alguna vez cuando era más joven y era algo más inocente que ahora.

Y lo dice alguien que se paraba en los semáforos del Grand Theft Auto IV cuando empezó a jugar.

Pues cuando pasaban loteros con su “el gordo, llevo el gordo”, se me ocurría preguntar lo que pongo en el título. ¿Por qué me lo da si lleva el premio?

Pues seguro que muchos piensan lo mismo de todos los que nos preciamos (vaya usarced a saber si con razón) de saber algo de los mercados y queremos dedicarnos a acompañar a la gente en sus relaciones con los bancos y planificación de las inversiones.

Si tanto sabe de bolsa, ¿por qué me lo cuenta?”

Hombre, ninguno sabemos cual va a ser el próximo pelotazo ni el valor que va a hacer ricos a todos los que lo adquieran.

Pero sí sabemos algunas reglas muy básicas para no cometer errores de bulto. Incluso si en ocasiones perdemos oportunidades que luego resultan dar magníficas rentabilidades.

Por eso, no me arrepiento de haber desaconsejado acudir a la ampliación de capital del Popular. Aunque quienes lo hicieran hayan ganado un 25%. Sigo pensando que las preguntas que lanzaba en su momento en este post son relevantes y haber comprado acciones del Popular sin considerar todos esos aspectos no fue una decisión responsable.

Para arrimar el ascua a mi sardina siempre digo: si mañana salto desde el segundo piso y no me pasa nada, eso no significa que tomara una decisión prudente.

Recuerden, por cada Google y Apple hay diez o cien Jazzteles (que ahora no nos acordamos de que estuvo a punto de quebrar. El cambio de política de “vamos a conseguir todos los clientes que podamos sin preocuparnos de que estamos desatendiendo a los que ya tenemos” a un enfoque orientado al cliente (¿a qué queda chulo? Es que he hecho un Mastre) seguro que tiene bastante que ver.), Corporaciones Dermoestéticas, Tele Pizzas o Segways.

Así que no olviden reglas básicas como diversificar (aunque Buffett dice que diversificar es otra forma de demostrar que no se sabe lo que se está haciendo, nadie dice que seamos coherentes), comprobar si estamos cayendo en algunos de los sesgos que nos hacen cometer errores, ver si tenemos un plan o vamos a impulsos y analizar un poco la empresa e información disponible, además de mineralizarse y supervitaminarse.