La implicación fiscal de la eliminación de la clausula suelo.

Un cliente ha pagado €4,000 de más durante cuatro años por la vigencia de una cláusula suelo. Negocia con la entidad y se llega a un acuerdo por el cual recupera €3,000 en efectivo y se elimina la cláusula para el futuro. Si tiene derecho a deducción por vivienda habitual no hay problema en la base de deducción para los ejercicios futuros, simplemente el importe de las cuotas. Pero, ¿qué pasa con los importes que se recuperan?

Habría dos alternativas:

a) considerarlas incrementos de patrimonio e incluirlas en la declaración del ejercicio en el que se recupera el dinero. En tal caso tributarían al marginal (si se consideran generadas en menos de un año) o al 21%, 25% o 27% según se encuadren en el tramo de €0-€6,000, €6,001-€24,000 o superiores a €24,001. ¿Se aplicaría la reducción del 40% para los rendimientos irregulares generados en más de dos años?

b) presentar declaraciones complementarias para regularizar la situación de hasta cuatro años atrás. Habría que restar de las bases de deducción por vivienda habitual la parte proporcional a las cuotas pagadas cada año del capital recuperado, presentar una complementaria a ingresar por la pérdida de la deducción del 15% de tales importes.