¿Y si me obligan a contratar el seguro?

Como los seguros dejan un margen de comercialización de un 20% como mínimo a la sucursal es lógico que traten de colocarlos a la menor oportunidad.

Conozco el caso de un extranjero al que, para abrir una cuenta corriente, ¡le dijeron que era obligatorio contratar iun seguro! Eso sí, eran buenos y le permitían elegir: de vida, de salud, de decesos. Aseguro que es cierto.

Incluso pueden llegar a coaccionarnos: “o contratas el seguro o no hay préstamo”. O al chantaje emocional “no me hagas esto hombre, contratame esta póliza (que es una basura y te costará el 50% más que otra mucho mejor)”.

Si la situación es la primera hay una estratagema para conseguir firmar la operación y no asumir la obligación de seguro: el derecho de desistimiento que tenemos en dos casos:

– en seguros de vida, treinta días en cualquier caso, según artículo 83.1.a de la Ley 50/1980 de contrato de seguro. No aplica a los seguros en los que se asume un riesgo de inversión, pero no es el caso.

– en seguros contratados a distancia, se puede desistir hasta los 14 días desde la celebración, sea cual sea la modalidad contratada, salvo en los de vida que el plazo es de 30 días. Esto se establece en el artículo 10 de la Ley 22/2007 de 11 de julio sobre comercialización a distancia de servicios financieros destinados a consumidores.

Así, firmo con letra redondilla y pluma Mont Blanc la póliza de seguro de vida en el acto de firma de la financiación… y una vez perfeccionada y con el dinero en nuestra cuenta, entregamos la solicitud de desistimiento dentro del plazo de 30 días y pedimos que nos sellen la recepción con fecha de entrega…. Ya pueden llorar, chantajear, maldecir, amenazar… que no tienen más remedio que dejar sin efecto la póliza.

Si fuera otro tipo de seguro nos la tendríamos que agenciar para que la contratación sea a distancia.