Investigando operaciones que podrían llegar a ser delito.

Mientras Elpidio Silva da titulares inanes, lanza insinuaciones (vean el programa del 20 de febrero) y vagas acusaciones sin pruebas sobre una “mano negra” (es que sólo puedo reirme pensando en Estela Reynolds, porque tiene la misma credibilidad, si bien Estela es menos ridícula) y se lanza por el camino de bufones como Ruiz Mateos o Mario Conde, un Juez sigue investigando sin problemas el caso de Bankia, lo que demuestra que la mano negra pasará a la historia con la Kangoo y la cinta de la Orquesta Mondragón.

El verdadero problema es que Silva es un mal juez, al igual que Coro Millán, que se sabía que eran fuente de graves problemas y que nadie, nadie ha salido en su defensa cuando han sido suspendidos. Y que han protagonizado episodios estrambóticos.

Otros siguen pasito a pasito avanzando sin poner en peligro la causa viciándola de nulidad radical y beneficiando, en definitiva, a Blesa. Pero haciéndolo como se debe hacer. Por ejemplo, analizando las operaciones como paso previo a acudir al Juzgado. Así lo hace el FROB, que está revisando noventa operaciones sospechosas para ver si realmente pueden ser delictivas.

Y es que si la Justicia en España es lenta, tratar de atajar por el camino de en medio y ser el justiciero solitario, metiendo en la cárcel a quien sea porque yo lo valgo tiene el peligro de que la causa sea nula desde entonces.