La plaga de los estructurados.

Banco Madrid lanza un depósito estructurado con una rentabilidad de hasta el 5,5%, vinculado a la cotización de Iberdrola .

Los productos estructurados NO son depósitos. No es el producto al que el inversor español esta acostumbrado. No tienen liquidez, salvo en las ventanas definidas. No tienen un rendimiento asegurado. No siempre tienen el capital asegurado (y si lo tienen sólo en las ventanas de liquidez o al vencimiento, no como una IPF que se puede cancelar en cualquier momento sin más penalización que los intereses generados hasta la fecha).

En este caso concreto se puede obtener una rentabilidad del 5,5% anual siempre que en el momento en el que se realizan las sucesivas observaciones anuales del previo de la acción, éste sea superior al del momento de la contratación. Lo que puede no ocurrir.

Comparado con el Depósito que ofrece el Banco Espíritu Santo a tres años al 3,91%, asegurado, no hay color.