¿Por qué no contrataría el nuevo estructurado del Santander, Garantizado Santander en EUR II?

Nos cuenta el Confidencial que el “Banco Santander calienta la guerra del pasivo ofreciendo un 5%

Yo no lo contrataría en ningún caso. Primero explico como funciona el estructurado.

Se garantiza un rendimiento del 5% anual pagadero anualmente hasta el 28 de diciembre de 2,018, salvo que se produzca la cancelación automática.

El producto se cancela automáticamente si a partir del cuarto año la acción del Santander supera los €9

A partir del segundo año se abren ventanas trimestrales de liquidez, pero se liquidaría al precio del subyacente, la acción del Banco Santander en este caso.

Las razones por las que no lo contrataría:

– los rendimientos de las obligaciones adjudicadas en la última subasta, el 22 de noviembre de 2,012, fue del 4,477% a cinco años y del 5,517% a ocho. Si quiero una inversión segura a seis años optaría por una u otra opción en la siguiente subasta o las adquiriría en el mercado. El precio de mercado de obligaciones con vencimiento 30 de julio de 2,018 implica un rendimiento implícito del 4,54%.

Las obligaciones, sin embargo, tienen una liquidez muy superior a la del estructurado y una ventaja insuperable contra él: no tienen ventanas de liquidez, no hay que esperar a los días 28 de diciembre, marzo, junio o septiembre para recuperar el dinero. Se pueden vender en el mercado en cualquier momento, si bien aceptando oscilaciones en su cotización que podría dar lugar a pérdidas. Al igual que se podría tener que asumir pérdidas en el estructurado si acudimos a alguna de las ventanas de liquidez.

– si adquirimos el estructurado estamos entrando en renta variable, al aceptar que la liquidez se referencie a la acción del Santander, de modo que podríamos perder dinero si la evolución de la cotización es desfavorable, sin tener las ventajas de esta inversión, que sería el dividendo. Santander acaba de anunciar que prorroga la modalidad de “Santander dividendo elección” para el 2,013. Más allá de que no deja de ser el “script dividend” de toda la vida, o la elección entre efectivo y acciones, anuncia que se espera pagar €0,15 en febrero, si elevamos esta cantidad al año serían €0,60, lo que sobre una cotización actual de de €5,91 supone una rentabilidad por dividendo del 10,15%. El doble de lo que ofrece el estructurado y con una ventaja adicional: los primeros €1,500 de dividendos están exentos de tributación. Para una inversión de €15,000

– en el estructurado, recibiríamos €750 brutos, €592 netos tras la retención. Y pagaríamos un mínimo de ese 21% retenido.

– en las acciones recibiríamos €1,522.84 brutos aproximadamente, €1,203.05 netos. Pero recibiría €315 de vuelta en la declaración del año siguiente siempre que no tuviéramos otros dividendos.

En resumen, si queremos renta fija acudiría a obligaciones a cinco u ocho años. Si quiero renta variable, compraría acciones del Santander (si quisiera estar en el valor, entraría sólo dentro de una cartera muy diversificada y con vocación de largo plazo).

Si quiero lo peor de la renta variable, poca liquidez y lo peor de la renta fija, no hay duda: compraría el Santander Garantizado en EUR II.

Anexo I: ¿cómo montaría yo el producto? Cogería los €15,000 de un hipotetico inversor y compraría 2,538 acciones al precio actual. Cobraría €1,522 cada año y pagaría €750 comprometidos al inversor (sin considerar que comenzaría a cobrar el 1 de febrero, €300.75 netos, al igual que en mayo, agosto y noviembre) y me embolsaría los €772 como beneficio puro y duro para la entidad.

Además, estas compras me sirven para estabilizar la acción del Santander y que no se produzcan caídas, que siempre disgustan a los accionistas y analistas.

Transcurridos cuatro años, si la acción supera €9 se cancela automáticamente. Vendo las acciones a €9 en el mercado. Abono a cada titular €5,91 por acción (como he garantizado el 100% de la inversión tengo que reembolsar €15,000, las 2,538 acciones a €5,91) y me embolso la diferencia: un 52,28% o €7,842.42.

En cuatro añitos el inversor ha recibido €3,000 y recupera €15,000.

La entidad se ha embolsado €3,088 por la diferencia de los dividendos y una plusvalía adicional de €7,842.41, para un total de €10,930.41. Sin riesgo.

Repito: el inversor recibe €3,000 y la entidad gana €10,930.41. 

Actualización non petita: por supuesto, el dividendo del Santander no está garantizado y se puede suspender en cualquier momento. Pero en tal caso, la acción no hay duda de que se desplomaría, de modo que el valor liquidativo del garantizado en las ventanas de liquidez también sufriría.