1

Hablemos de estadística

Posted by Israel Marmol on December 23, 2015 in off-topic |

Hanna Fry es capaz de desmoralizar a todos los que estamos sin pareja a los que se nos ocurra leer su libro “Las matemáticas del amor”.

¿La razón? Que cita el trabajo en el que Peter Backus calcula que la probabilidad de encontrar al amor de nuestra vida (un amor eterno de los que duran un corto invierno) es cuatrocientas veces inferior a la de encontrar vida extraterrestre, calculada aplicando la ecuación de Frank Drake.

Backus calcula que hay 26 mujeres en el Reino Unido que superan los filtros que establece para poder considerarlas su media naranja. Estos filtros son:

  • que viva a una distancia razonable
  • que esté en la franja de edad adecuada
  • que tengan estudios superiores
  • que se vayan a llevar bien
  • que la encuentre atractiva
  • que ella la encuentre atractivo

Aplicando los seis filtros resulta que tiene una posibilidad entre 285,000 de encontrar a la mujer de su vida. Claro que si jugamos con los parámetros que apliquemos los resultados variarán y a eso se aferra Hannah para darnos alguna esperanza.

Sin embargo nadie dice que salir a discotecas, apuntarse a clases de salsa, escribir a todos los perfiles de Meetic con la esperanza de que alguna chica te responda o dar la barrila a tus amigas para que te presenten amigas solteras sea una pérdida de tiempo o una decisión irracional y todos los años tenemos que oír que jugar a la lotería sí lo es. Cuando las probabilidades de ganar el Gordo son de una entre 100,000 y hace unos años era de una entre 66,667, ya que solo se emitían las series hasta ese número.

Notas al pie:

Según Seinfeld, apenas un 5% de la población es atractiva. Y este es solo uno de los seis filtros que deberíamos aplicar y podríamos pensar que está siendo generoso en su estimación. También dice que la única razón por la que la gente sigue ligando es el alcohol.

Viendo el vídeo de la charla Ted de Hannah Fry he pasado tres fases: me cuadra la edad, su formación y la encuentro extremadamente atractiva. Si añadimos que estaría dispuesto a mudarme incluso a Algeciras, la ciudad mas fea que conozco, si me lo pidiera, solo quedan dos filtros:

  • que podamos llevarnos bien, algo que estoy seguro que pasaría. Al menos me iba a esforzar una barbaridad
  • que ella me encuentre atractivo… mmmh. Creo que no voy a depositar muchas esperanzas.

Manuel Vicent afirma que “todo lo que hacemos en esta vida es por el fornicio.” No sé qué relevancia puede tener para lo que estamos tratando pero me ha parecido que, de algún modo, la cita encaja.

Me sigo enrollando: andaba rondando a una chica que se aferraba a la idea de que existía un único amor en tu vida y que una vez consumida esa bala pues nada, que ya no había posibilidad de encontrar otro. Me preguntó si mi exmujer había sido el amor de mi vida y le contesté que sí, que lo había sido.

Pero el amor de mi vida pasada, no el de mi vida futura que aún está por llegar. Que el haber querido con locura a mi exmujer con me incapacita para volver a querer con locura, solo querré de un modo diferente. Supongo que parte de lo que le dije venía de la teoría de Josep Vincent Marqués en su libro “La pareja, esa misión imposible” en la que argumentaba que el matrimonio para toda la vida tenía sentido en la Edad Media cuando te casabas con catorce y te morías con treinta y dos, no ahora cuando la esperanza de vida alcanza los ochenta. Que lo lógico es aspirar a una monogamia sucesiva.

Por si tienen curiosidad, no, no fue el amor de mi vida futura.

 

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.

Copyright © 2012-2017 Briboneros All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.5, from BuyNowShop.com.