3

¿Por qué juego a la lotería?

Posted by Israel Marmol on December 22, 2015 in Soy un snob |

No me gustan los refranes ni “perlas de sabiduría” que se disfrazan de citas. Además, con la proliferación de memes en la red cada vez hay mas citas “falsas” y reconocerlas es uno de los juegos mas divertidos que existen.

Una de las citas que se repite en el día de hoy todos los años es “la lotería es el impuesto que se cobra a quienes no saben de matemáticas.” La razón es que la esperanza matemática de jugar a la lotería es negativa y, a largo plazo, siempre perderás el porcentaje que no se reparta en premios.

Pues no estoy de acuerdo: jugar a la lotería es una decisión extremadamente racional.

La clave es la enorme desigualdad que existe entre la pérdida esperada y la ganancia potencial si la suerte nos sonríe.

Si juego cuatro €uros semanales mas sorteos extra, Navidad, especiales de la ONCE, durante los 38 años que me quedan de vida gastaré unos €10,000 de hoy a lo largo de toda mi vida y esperaría recuperar unos €7,000. Si cogiera los €10,000 y los capitalizara al 4% esos 38 años moriría con unos €45,000.

Pero no estamos tomando una decisión de inversión bajo criterios técnicos, estamos jugando a la aparición de un cisne negro. Es replicar la estrategia de inversión de Taleb Nassim, una cartera compuesta por:

  • un porcentaje elevado de bonos extremadamente seguros con un rendimiento fijo y asegurado, por escaso que tenga.
  • una apuesta a la ocurrencia de uno o varios cisnes negros que ofrezcan un rendimiento descomunal comparado con el importe invertido. Apostar a algo cuya posibilidad de ocurrir es tan remota que se descarta pero que tendrá tal impacto en los mercados que los beneficios sean desmesurados.

Jugar a la lotería es algo muy parecido: invierto lo que me costaría apenas un café diario con la esperanza de obtener una recompensa miles de veces superior. Jugar a la lotería no es un impuesto sobre la ignorancia estadística, es un impuesto sobre la esperanza.

Una segunda razón para jugar es la envidia. Este argumento aplica especialmente a los décimos de la oficina, de la peña futbolística, de la cofradía o del supermercado del barrio, todo dependiendo de hasta donde alcance la posibilidad de cabrearte ante la suerte ajena.

Esta justificación se puede resumir en “como le toque a esta panda y a mí no me da algo.”

Un poco mas elaborado: la felicidad no es una variable absoluta que depende de lo que deseemos en la vida y de lo que obtengamos sino de como compare lo que tenemos con aquello que tienen los mas cercanos. Nuestra felicidad no es función de nuestros logros sino de lo que hayamos conseguido comparado con lo que haya conseguido el vecino.

Así que al comprar el décimo de la oficina estamos comprando un seguro contra empezar a encontrar defectos intolerables a todos los conocidos que tomaron la decisión acertada: jugar en grupo.

Holanda ha aprovechado este sesgo psicológico creando la lotería del código postal. El premio lo reciben todos los que viven en el código postal premiado… siempre que hayan comprado un boleto. La máxima expresión de “no puedo permitir que le toque a todos estos y a mí no.

Notas al pie:

John Oliver lanzó el sitio “Las citas reales definitivas” donde podremos perder el tiempo generando citas falsas que enviar a nuestros grupos de WhatsApp o colgar en nuestros muros de Facebook. Disclaimer: definitely significa indubitadas, pero creo que hubiera sido snob hasta para mí.

El cálculo de los €10,000 es muy burdo, debería haber calculado una renta postpagable acumulada a una rentabilidad determinada pero para lo importante de mi argumento no creo que haga falta complicarlo demasiado.

El juego mas divertido que existe es tratar de identificar las entradas de la Wikipedia escritas por el interesado usando una cuenta falsa. Luego hay quien no se molesta en disimular y es cazada rompiendo todas las reglas y haciendo el ridículo en el camino, tras lo cual se coge una divertida rabieta.

El concepto de impuesto sobre la esperanza está tomado del relato “Eugene” de Greg Egan incluido en la recopilación “Axiomático.”

Actualización: que le cuenten al inmigrante senegalés que a las 08,30 tenía €5 y a las 13,00 tenía €320,000 si compró el décimo por ignorancia o porque era la única esperanza que tenía de poder salir adelante. Sí, soy ventajista. Lo sé.

 

 

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.

Copyright © 2012-2017 Briboneros All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.5, from BuyNowShop.com.