0

Ratings y estrellas.

Posted by Israel Marmol on April 10, 2015 in Coaching financiero |

Hoy voy a enlazar dos artículos y comentar brevemente debilidades de estrellas y ratings que se mencionan en ellos y algún comentario adicional.

El primero es “¿qué requisitos debe cumplir un fondo de inversión para obtener cinco estrellas en Morningstar?”

Las estrellas se calculan en dos pasos:

– primero se hace una evaluación de la rentabilidad pasada y del riesgo asumido, usando el Ratio de Sharpe.

La debilidad de este análisis es que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras, pero sí que es un primer criterio para evaluar la calidad de la gestión del fondo.

Y siempre recuerdo una afirmación del gran Juan Palacios: “una rentabilidad pasada positiva puede no mantenerse, pero sí que es muy probable que una rentabilidad pasada negativa vaya a ser consistente en el tiempo.” En otras palabras, si alguien lo ha hecho mal durante tres años consecutivos mejor presuponer que lo va a seguir haciendo en el futuro. Si nos equivocamos, que sea por prudencia.

– se asignan las estrellas por algo parecido a los “quintiles”. Se toma el 10%, 22,5%, 25%, 22,5% y 10% de los fondos y se asignan de una a cinco estrellas según el segmento en el que caigan.

Si un fondo está el nonagésimo segundo de una categoría en la que hay cien fondos, recibirá una estrella y si es el décimo primero recibirá cuatro.

Es un criterio tan bueno como cualquier otro y con debilidades propias. Es el equivalente a calificar con sobresaliente los diez mejores exámenes de cien, aunque del décimo primero al décimo quinto también hayan superado un nueve.

O decir “en esta asignatura van a aprobar el 32,5% de los exámenes, sin importar si el 55% superan el 5.”

Pero como es difícil definir criterios objetivos para las rentabilidades y riesgos, habrá que tomar éste como un criterio razonablemente válido.

El otro problema que veo es la clasificación es global, no específica para país, aunque esto es una ventaja desde otro punto de vista. La ventaja es que hay una sola calificación para cada fondo.

La desventaja es que no estaremos comparando entre los fondos comercializados en España sino entre los comercializados en el mundo.

De todos modos, el mismo artículo nos dice que “ hay 929 fondos domiciliados en España que consiguen un Rating Morningstar que se distribuye de la siguiente manera: 76 fondos consiguen 1 estrella (el 8% del total de fondos españoles con rating), 243 fondos consiguen 2 estrellas (26% del total), 344 fondos consiguen 3 estrellas (el 37% del total), 200 fondos consiguen 4 estrellas (el 22% del total) y 66 fondos consiguen la máxima calificación de 5 estrellas (el 7% del total)”. No parece que haya grandes diferencias entre la asignación en “quintiles” en España y el mundo.

El segundo es “¿qué requisitos debe cumplir un fondo para que la probabilidad de que le entre dinero sea mayor?

Con este artículo soy mas crítico y mi primer argumento es el que cierra el punto anterior: estos requisitos resultan del informe anual global de Morningstar.

Si queremos saber qué requisitos se deben cumplir en España, lo reduciría a uno: que sea comercializado por una entidad con gran potencia comercial, todo lo demás es casi irrelevante para la mayoría de los “inversores”.

Así, el que concluya que las mayores entradas se producen por consistencia en la gestión, medida según estrellas Morningstar, puede ser válido a nivel mundial pero no en España.

La segunda objeción es casi semántica: habla de que el segundo criterio es la “innovación” cuando creo que debería decir “novedad”.

Cito: “las captaciones netas estimadas que el año pasado se han ido a productos con un track récord inferior a uno, dos y tres años fueron positivas. Destacan especialmente los 450.000 millones de dólares que entraron en fondos con un histórico inferior al año, mientras que los productos de entre uno y dos años registraron entradas netas en 2014 de 274.000 millones.”

Eso no es “innovación”, es novedad en el mercado.

Un cínico diría que la razón de que “el esfuerzo comercializador que están haciendo los equipos de ventas en este tipo de productos, sobre todo si son fondos que durante sus 36 meses de vida han sido capaces de ofrecer buenos resultados” es consecuencia del primer requisito que se mencionaba: si las entradas netas se producen en fondos cuya gestión se considera consistente, si ofrecemos fondos cuya gestión pasada no pueda comprobarse podremos colocar aquellos que mas nos interesen y no los que efectivamente cuenten con esa característica.

Creo relevante mencionar el “sesgo de supervivencia” que contamina toda la historia de rentabilidades pasadas: si queremos analizar la rentabilidad del conjunto de fondos de inversión durante los últimos quince años tomaremos aquellos que hayan funcionado durante esos quince años, para tener una historia comparable.

Para referencias sobre el sesgo de supervivencia, miren en “Fondos de inversión, performance y consistencia“, de Marian Ruiz Martín y en “Modelización del exceso de rentabilidad de fondos de inversión en renta variable”, de Sofía Ruiz Campo.

Pero es habitual que las gestoras cierren… los fondos malos, aquellos que ofrecen resultados negativos consistentemente.

Así, los fondos recién lanzados al mercado pueden no ser más que aquellos que se han cerrado inmediatamente antes pero sin el peso de una mala calificación.

Pero esto solo lo diría un cínico que siempre piense mal de la industria de fondos y del sector financiero.

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.

Copyright © 2012-2017 Briboneros All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.5, from BuyNowShop.com.