Podría repetir las mismas entradas cada año

Al igual que Luis María Ansón solo tiene tres columnas, la de los diez minolles de españoles que van a misa los domingos, la de lo malo que son ZP y Sánchez y la de lo buena que está Pilar Rubio, yo podría programar entradas automáticas para comentar los lanzamientos de fondos de los grandes bancos y poner exactamente lo mismo cada año, sin mas que cambiar la fecha del nombre del producto.

Así, “Garantizados, rentabilidad objetivo… los nuevos fondos para 2020″ no trae nada nuevo, salvo una nueva tendencia que estoy observando. Fieles a su compromiso con la innovación en perjuicio del cliente, parece que la nueva moda es imponer reembolsos obligatorios en los nuevos fondos de inversión. Una de las grandes ventajas de los fondos es el diferir la trbitación al momento del reembolso, de modo que mientras no se recupere el dinero no se pagan impuestos y así podemos mantener las plusvalías indefinidamente embolsadas hasta que realmente las necesitemos.

Incluso, si los mantenemos hasta que llegue nuestra triste hora y pasan al caudal hereditario, la plusvalía acumulada, lo que se conoce como “la plusvalía del muerto”, no tributa.

Pues en los nuevos lanzamientos se esfuma esa ventaja. Sabadell lanza el Planificación 70, con un objetivo de rentabilidad del 4,4%, que luego ajustará cuando los rendimientos sean inferiores a lo comprometido y, además, obliga a cuatro reembolsos anuales.

Lo mejor (peor) de este fondo es que invierte en fondos de terceros y del mismo Sabadell, por lo que la comisión de gestión directa y repercutida puede llegar al 5,5%. Mas una de depósito del 1,1%. Y no olvidemos que las rentabilidades van y vienen, pero los gastos permanecen, así que no extrañe a nadie que el rendimiento final pueda ser del 1% o menos, sobre todo si tenemos en cuenta que primero se van a cobrar los gastos de gestión y depósito y luego, si queda algo, como subproducto que no se desdeña pero no es en absoluto el objetivo final del lanzamiento, pues se remunerará al sufrido ahorrador que tenga la ocurrencia de confiarse a un producto tan inconveniente.

No son mejores los otros productos que se ofrecen, garantizados que aseguran perder dinero hasta 2023, 2026 o incluso 2027. Digo que garantizan perder dinero porque si su rendimiento anual va del 0,15% al 0,45%, tengo la total seguridad de que la inflación que se acumule hasta el vencimiento va a superar con creces lo que se gane, por lo que, al final, siempre se perderá poder adquisitivio. Que es una curiosa manera de ahorrar, hacerlo de tal modo que nos aseguremos de que cuando nuestro producto venza seamos mas pobres que cuando lo contratamos.

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.