Muy profesional, sí señor, muy profesional.

Bruselas investiga si la regulación financiera ahoga el crecimiento.”

¿Y como lo ha hecho?

¿Ha puesto a los servicios de estudios de los Bancos Centrales a investigar?

¿Ha encargado análisis a distintos catedráticos de universidad?

No señor, algo mucho mas sencillo: “ha empezado a preguntar a los bancos“.

Estando dispuesta a “tomar medidas en áreas específicas si la evidencia pone de manifiesto costes desproporcionados o deficiencias“.

Una de sus preguntas era qué áreas de la directiva podrían simplificarse sin poner en peligro el compromiso regulatorio de asegurar la prudencia, la seguridad jurídica y un terreno de juego justo“.

Es tan inaudito que no se me ocurre nada humorístico que añadir. Cae en todos los problemas que se dan cuando se encarga un estudio por una entidad con un interés en la materia y se diseña mal, con sesgos en el mismo planteamiento.

Preguntar qué áreas de la directiva podrían simplificarse ya incluye la asunción de que es necesario simplificarlas, preguntar a los bancos si una restricción les perjudica es como preguntar a un delantero si le sería mas fácil marcar si le permitieran rematar con la mano y la supuesta evidencia basada en las respuestas de los perjudicados por la legislación es lo menos científico que existe en este mundo, incluso peor que los “análisis” económicos de Niño Becerra que incorporan cartas astrales de los ciclos económicos.

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.