Mira, yo te explico. Modo cuñao on.

Es muy fácil indignarse. Cualquier dato sacado de contexto puede causar estupor y hacer que montemos en cólera. Y los periodistas que tenemos en este país no ayudan. Y mira que es aún más fácil informarse un poco y explicar lo que pasa con un poco de rigor.

Andamos con el tema de las SICAVs en las que los Eurodiputados tenían depositados los planes de pensiones a los que tenían derecho por su condición.

1) ¿Están las SICAVs fuera del alcance del españolito de a pie?

Les voy a contar un secreto: hay productos que tributan igual que las SICAV´s y que podemos contratar cualquiera de nosotros. Son poco conocidos y hay que buscarlos casi como las trufas, es muy difícil encontrarlos.

Bueno, no. Es tan fácil como acudir a un banco y decir “quiero un fondo de inversión“.  Tributan al 1% de sus beneficios y sólo se pagan los impuestos al 21% o 27% cuando se reembolsan las participaciones. Lo mismo que las SICAV´s.

2) ¿Se usan para evadir impuestos?

Por la tributación no, se pagan los mismos impuestos que cuando se suscribe un fondo de inversión.

Indirectamente, sí puede que sea así. Una de las críticas es que se usen para pagar gastos personales de los dueños que no son deducibles por no estar ligados a la actividad de la sociedad.

¿Cuál es el problema?

a) No se suelen cumplir a rajatabla los requisitos exigidos, particularmente el de contar con más de cien partícipes. Se conocen como “mariachis” a los hombres de paja de que disponen las gestoras para cumplir con este requisito mínimo de partícipes.

b) Cuando Hacienda decidió echar un vistazo para comprobar si se cumplían los requisitos, una enmienda legislativa aprobada con más celeridad que el aforamiento del Rey arrebató la supervisión y control de las SICAV´s a Hacienda para concederlas a la CNMV.

Sabemos que la CNMV tiene alguna que otra debilidad en su función supervisora y que no suele obtener los mismos resultados que Hacienda. Que ya dio algún que otro susto a buena gente a la que no se debe molestar, hombre.

¿Por qué deciden los Perez de la Minglanilla Somoza-Monteros crear una SICAV y no contratar un fondo de inversión o varios?

i) Es evidente que contar con tu propia SICAV, Cambachelae por ejemplo, viste más en las fiestas de Gunilla que el fondo “Cantabria Super Seguridad Tranquilidad para Timar Viejecitos”.

ii) Las necesidades financieras se pueden satisfacer con pret-a-porter o con trajes a medida. Es una cuestión de coste-beneficio: los fondos cubren bastante bien las necesidades de una mayoría de la población a unos costes muy competitivos en proporción a la inversión media.

Pero si disponemos de un patrimonio considerable, comienza a tener sentido el que te hagan el traje a medida. Y un uno por ciento sobre un patrimonio de €60 Millones puede permitir disponer de un despacho completo para gestionar lo que se suele llamar un “Family Office”. Abogados, fiscalistas, financieros, etc. que no sólo se encargan de obtener una rentabilidad mayor o menor, redactan el protocolo familiar, preparan la sucesión y herencia, buscan la mejor fiscalidad para todo el patrimonio, como para nuestro más famoso optimizador fiscal, etc.

Si tenemos €600,000 para invertir, un uno por ciento no nos permite acceder a servicios especializados salvo que los aportemos a una Institución de Inversión Colectiva, que se parece mucho a una SICAV sólo que los partícipes no se conocen.

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.