A ver si no va a haber sido casualidad.

Un querido amigo me desmonta mi teoría de que los bancos no segmentan a sus clientes y de que les ofrecen lo que sea que esté en campaña sin discriminar de ninguna manera el cliente que recibe la oferta.

Su teoría es que hemos asistido a una estafa a gran escala cuidadosamente planeada.

Si eras viejecito, te endosaban preferentes.

Si una empresa, para ti un SWAP era lo ideal.

Si alguien joven, un suelo para tu hipoteca.

Lo que les permitía obtener un beneficio muy superior al que les hubiera correspondido si hubieran respetado los principios que deben guiar su actuación.

Lo que demuestra, además, que son unos inútiles de categoría, porque si ni siquiera con esos beneficios extra han evitado que tuviéramos que rescatarles, el escándalo ya es mayúsculo.

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.