¿Y los ciudadanos, qué?.

La banca identifica las empresas a las que están dispuestas a capitalizar“.

Es que se sigue cometiendo la injusticia de olvidarse de las personas. De los ciudadanos. De nosotros. Si la dación en pago existe, en la práctica, para las empresas, ahora sólo se va a ayudar explícitamente a las empresas muy endeudadas.  ¿Y por qué no a las familias que también están endeudadas?.

La segunda oportunidad. No digo más.

Porque, además, aunque no consideremos ninguna razón de justicia social, ¡puede ser rentable!. En lugar de cargar intereses inasumibles y comisiones abusivas, vamos a cargar intereses justos y vamos a permitir que se pague aun a un ritmo asumible, demos una moratoria hasta que la situación de la persona mejore, no le convirtamos en un paria al expursarle financieramente de la sociedad.

En uno de los primeros episodios de “Chicago Hope” una compañía aaseguradora quería uqe una operación de alto riesgo la llevara a cabo un médico inexperto y no el que cobraría unos honorarios más elevados, uno con gran experiencia. El abogado del hospital usa un argumento irrebatible: “vamos a olvidarnos de que la probabilidad de que el paciente sobreviva son mayores si lo hace el médico más experimentado, eso es irrelevante. La verdadera razón es que si resulta que la operación la realiza el inexperto y sale mal nos enfretaremos a una demanda de la familia y resulta que esta opción es más cara. Pagar eal mejor médico es más barato. Eso debería convencerle”.

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.