Afirmaciones increibles.

Se lee en un folleto de un plan de pensiones:

Nuestro fondo invierte menos de un 30% en renta variable. El resto está invertido en activos de renta fija con una duración media de la cartera entre 1 y 4 años en función de las expectativas de tipo de interés. Es adecuado para partícipes con un perfil de riesgo moderado, en torno al tramo de edad entre 45 y 55 años.

Invertir menos del 30% en RV variable puede ser adecuado para los perfiles de riesgo muy bajo, moderado debería de andara en el 40%-50%.

El tramo de edad de 45 a 55 años es demasiado heterogéneo, los objetivos y estrategias para cada uno de los extremos de la banda son radicalmente diferentes.

Para un partícipe con edad media de 50 años invertir en una cartera de duración media de 1 a 4 años es simplemente estúpido: los tipos a corto siempre son menores que a largo, salvo en la situación en la que se invierte la curva de tipos, lo cual no es tan frecuente. Si invertimos en renta fija para un horizonte de 25 años lo único sensato es buscar bonos cuya duración sea de 25 años. Hacerlo a 4 es de las peores decisiones posibles.

(Lo mismo ya están aburridos, pero la cita está tomada de Valoración de Empresas, de Pablo Fernández)

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.