¿Por qué los bancos no cobran por el “asesoramiento” financiero?

Una opción poco conocida, porque apenas se usa por las entidades, es la de cobrar por sus servicios de asesoramiento en materia bancaria. En concreto, el artículo 10 de la Norma EHA/2,899/2,011 de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios dice:

“Cuando las entidades de crédito y los clientes decidan suscribir un contrato de servicio bancario de asesoramiento deberán informar expresamente a los clientes de esta circunstancia y, salvo que el servicio sea gratuito y así se le haga saber al cliente, habrán de recibir una remuneración independiente por este concepto. La prestación de este servicio estará sometida al régimen de transparencia previsto en esta orden ministerial e implicará la obligación de las entidades de actuar en el mejor interés del cliente, basándose en un análisis objetivo y suficientemente amplio de los servicios bancarios disponibles en el mercado, y considerando tanto la situación personal y financiera del cliente, como sus preferencias y objetivos.

A los efectos del presente artículo se entenderá por asesoramiento toda recomendación personalizada que la entidad haga para un cliente concreto respecto a uno o más servicios bancarios disponibles en el mercado.”

Teniendo la posibilidad de cobrar por este asesoramiento, ¿Por qué no lo hacen?. No parece lógico, ¿no?. Salvo que perciban sus ingresos por otro cauce y no les interese levantar la liebre con este cobro. A ver, a ver, ¿por donde pueden recibir estos ingresos?.

¿Recuerdan el Lazarillo de Tormes?. Cuando está cmoiendo uvas y el ciego le pega un bastonazo a Lázaro porque se está comiendo las uvas de tres en tres. ¿Cómo lo supo el ciego?. Porque él se las estaba comiendo de dos en dos y Lázaro no protestaba.

Pues a lo mejor es esto: si ya sabemos que las gestoras cobran por su gestión, la depositaria por su labor y la sucursal por la comercialización, ¿qué razón podría haber para que explicitaran un cobro que ya se produce en cascada?. Sólo serviría para mosquear al cliente.

Al pelo: “El drama de la comercialización de fondos en España“.

A todo esto: si resulta que las Empresas de Asesoramiento Financiero tienen prohibido recibir las “retrocesiones”, el porcentaje que habitualmente pagaban las gestoras por la comercialización de sus productos y sólo pueden cobrar al cliente honorarios por sus servicios y la actividad de las EAFIs es precisamente “la prestación de recomendaciones personalizadas a un cliente, sea a petición de éste o por iniciativa de la empresa, con respecto a una o más operaciones relativas a instrumentos financieros señalados”, según la Circular 10/2,008 de la CNMV sobre Empresas de Asesoramiento Financiero y la razón de tal prohibición de retrocesiones es “evitar los conflictos de interés que en su actuación pudieran producirse como consecuencia de las relaciones con otras personas o entidades, y afectar a la independencia de sus actuaciones“, pregunto inocente: ¿por qué no se extiende tal prohibición a los bancos y se les obliga a cobrar por sus servicios de asesoramiento financiero y se les prohibe recibir comisiones por la comercialización de productos, sea de sus propias gestoras, sea de terceras?.

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.