Creo que la CNMV está acertando.

Y mira que era crítico con el nombramiento de Elvira Rodríguez, pero debo reconocer que me equivoqué y está tomando medidas acertadísimas.

La última, prohibir que los bancos incentiven la venta de productos concretos o en campaña.

Una medida de lo más simple pero que eliminará un incentivo perverso que nos ha llevado a donde estamos. La operativa era simple: sólo se cobraba bonus si se colocaba cierta cifra de un producto concreto. Así, éste se vendía a todo el que se pusiera a tiro sin importar si era conveniente o no para el cliente. En la mayoría de los casos era extremadamente inconveniente.

Ahora los criterios para calcular la remuneración variable sólo podrán ser el volumen de ventas totales y la correcta aplicación de los procedimientos de evaluación de la idoneidad y la adecuada información al inversor.

Sólo añadiría una restricción adicional: si sabemos que la banca sigue reduciendo plantilla, prohibiría también que la colocación de productos inadecuados sirviera para la evaluación del rendimiento y, en definitiva, para la elección de quienes deben dejar la empresa. No será fácil, pero creo que es imprescindible.

Porque ya sabemos que en el 2,006 si no se conseguían los objetivos concretos se perdía el bónus pero ahora se pierde el trabajo.

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.