La elección de los fondos por los inversores.

Nos dice Funds People que “El fondepósito de Santander y los rentabilidad objetivo de BBVA e Invercaixa, los que más crecen en octubre”.

El fondepósito del Santander tiene una lógica: es un producto conservador al que es normal que se derive el dinero que ya no puede obtener una rentabilidad adecuada en depósitos a plazo (los famosos “Plazo fijo” tan queridos, y tan a menudo inconvenientes) por la limitación de la mismasugerida” por el Banco de España, si bien estoy convencido de que la conversación fue tal que

– Botín: “la guerra de depósitos nos está afectando seriamente y estamos perdiendo dinero que ontológicamente es nuestro, así que ya puedes hacer algo. Si doy más de un 1,5% pierdo pasta”

– Linde: “Hombre, no puede verse tanto, lo voy a tener que dejar en el 2,5% como límite”

Lo de los fondos de rentabilidad objetivo lo veo menos claro: son tan malos como los garantizados, pero sin la única “ventaja” de estos. La garantía.

¿Por qué creo que ahora se ofrecen estos de “objetivo” y no de “garantía”? Demos un paso atrás: un garantizado no es más que la compra de bonos cuyos cupones aseguren el 100% de la inversión más la rentabilidad garantizada (o el 100% si sólo se garantiza el capital) a vencimiento. Luego se compran opciones, valores de renta variable, otros fondos de la entidad, cualquier apuesta loca pero que devengue jugosas comisiones para la gestora (del mismo grupo) y depositaria (del mismo grupo también, qué casualidad)

Me explico: si quiero garantizar el capital a tres años (que ya es tener poca confianza en uno mismo), compro bonos por valor de €92,5 que me den €2,5 cada año. Con los €7,5 restantes hago cualquier locura. Si sale bien, ganas algo. Si falla, te quedas como estabas.

Bien, a lo que iba, ¿por qué se han sustituido garantizados por rentabilidad objetivo? ¡Porque no se fían de la solvencia de casi ningún emisor! O compran bonos alemanes o suizos ¡incluso con rentabilidad negativa! o se la juegan con españoles o belgas, con posibilidad de default, aunque remota. De griegos ni hablamos, claro.

¿Qué pasaría si has emitido un garantizado y te falla el emisor del bono?

Hay dos opcione:

– que la garantía sea externa, de modo que un tercero actúe como “asegurador” para estos casos y asuma la pérdida, pero claro, esto es más caro y hay que asumir le coste

– que la garantía sea interna, con lo que ¡sería la propia entidad quien debiera asumir las pérdidas!Y Botín será lo que sea, malo como un dolor para empezar, pero tonto no es. Si hay alguna posibilidad de perder el dinero allí no le encontrareis nunca. Nunca.

Distribuido bajo Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.